15/06/2018

4 CONSEJOS VISUALES PARA PRACTICAR DEPORTE EN VERANO

Las vacaciones de verano son el momento ideal para prácticar los deportes al aire libre. A continuación os ofrecemos 4 consejos para que tus ojos no sufran durante este verano al realizar prácticas deportivas

 El verano es el momento ideal para poner en práctica todo aquello que hemos deseado hacer durante todo el año. Los deportes al aire libre se convierten en una de las opciones más recurrentes: el fútbol, el running, baloncesto, tenis pádel, natación, esquíes acuáticos o piraguas, entre otros. A continuación os ofrecemos unos consejos para que tus ojos:

 

  •  En deportes en los que se utilizan raquetas, pelotas, canastas, porterías o cualquier otro elemento contra los que podríamos chocar, es necesario que llevemos una protección ocular adecuada. Con más motivo si  nuestra agudeza visual no es la adecuada y no solemos utilizar lentes de contacto. De esta manera se evitarían la mayoría de accidentes por traumatismo ocular. Puedes acudir a tu óptico-optometrista de confianza para pedir información acerca de estas gafas deportivas.

 

  • Si eres un runner utiliza unas gafas de sol de calidad.  Los rayos ultravioletas del sol pueden provocar efectos dañinos en la visión (quemaduras en párpados, córnea y retina) y aumenta la probabilidad de sufrir cataratas prematuras. Es importante para evitarlo unas buenas gafas de sol que nos protejan adecuadamente y bloqueen esta radiación nociva. Además, utilizando gafas que cubran toda la zona de los ojos, evitaremos que se cuelen posibles partículas del ambiente o pequeños insectos, que podrían entrar en el ojo y dar lugar a infecciones.

                                                    

 

  •  A la hora de nadar, es aconsejable no utilizar lentes de contacto bajo el agua o utilizar lentes desechables diarias, por el posible contagio con bacterias al entrar en contacto estas con el agua. Además, en las piscinas el cloro puede provocar irritación, sensación de quemazón o conjuntivitis. Para ello, se unas gafas de natación que cubran toda la superficie ocular. Además, existe la posibilidad de graduarlas, para compensar el defecto refractivo que poseas.

 

  • En la navegación debemos tener en cuenta que el agua refleja aproximadamente un 20% de los rayos nocivos del sol. Para paliar este exceso de luminosidad, es indispensable utilizar gafas de sol homologodas, mejor si son polarizadas. Este tipo de filtro es capaz de bloquear esta radiación, además de ofrecer un mayor contraste visual y respetar los colores naturales de las imágenes.