10/04/2018

Compra siempre tus lentillas de color en tu optica

Las lentillas de colores son productos sanitarios, solo debes adquirirlos en ópticas. Sólo un óptico-optometrista puede supervisar si puedes usarlas. Para tu total seguridad no las compres por internet o en bazares, pues no tienen ningún control sanitario

Tu optometrista debe hacerte unas pruebas preliminares para saber si puede adaptar las lentillas a tus ojos. Estas si se adquieren en establecimientos no sanitarios o en internet, tendrán unos parámetros estándar y puedan resultar muy perjudiciales para la salud visual. Una mala adaptación puede producir: rozamientos cornéales, infecciones o la pérdida de visión.

Se tiene que comprobar si existe alguna alteración ocular que dificulte el uso de las lentes de color. También se debe medir la curvatura y diámetro cornéales,   estas las lentillas poseen unas medidas muy estándar  y no se adaptan correctamente todos los ojos.

                                                     

Tu optometrista seleccionará el diámetro de la zona coloreada,  teniendo en cuenta tu diámetro pupilar, para que se adapte a las características de tus ojos.  En caso de tener unas pupilas grandes pueden causar mala visión al dilatarse, pues el color podría dificultar la buena visión. En cambio, en el caso pupilas pequeñas podría  aparecer una zona central donde no se mezclen los colores, obteniendo malos resultados estéticos.

En tu óptica te enseñarán a manipular tus lentes de color para evitar  infecciones y lesiones. Al mismo tiempo enseñarán cual es su limpieza, su reemplazo y la su pauta de uso. No debes usar las lentes de contacto de color más allá del tiempo recomendado aunque las hayas utilizado poco.

Y sobre todo es básico revisarlas periódicamente aunque no lleven graduación.  Se debe comprobar la visión con ellas, su comportamiento y el estado ocular después de su uso.